Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Personas con miga: Lucía Be

Personas con miga: Lucía Be

Si algo nos alimenta son las personas que nos rodean. En #LaOfoodcina nos encanta abrir la mesa y sentarnos a escuchar a esas personas con miga que tienen historias especiales que contar. Prepárate, ponte el babero, estás a punto de zamparte experiencias que van a impulsar tus ganas de comerte el mundo.

Para estrenar esta sección tenemos a una rubia muy bonica. Nos ha enseñado el lado bonito de la vida, lo que significan las verbenas, la vida en el campo (con amor); nos ha hecho ver que es normal que no te dé la vida y que no hemos venido al mundo para ser perfectos. Te suena, ¿verdad?

¡Confeti y serpentinas para recibir a Lucía Be!

“Creamos historias y cosas que hacen que la vida sea una fiesta”

1. ¿Con qué ingrediente / alimento te identificas?

Me gustaría ser una croqueta.

2. ¿Qué querías ser de mayor cuando eras pequeña?

Pintora, trapecista y pastelera (para poder comer todos los pasteles y bollos que me diera la gana, así era yo).

3. ¿Cómo surgió la idea que te llevó a estar donde estás hoy?

Trabajaba en una revista de moda y me pasaba la vida entrevistando a la gente. Yo solo sabía que donde quería estar era al otro lado. Contar cosas. No sabía exactamente lo que quería hacer, pero me he pasado la vida dibujando, escribiendo y haciendo cosas. Un día hice unos tocados, le hice unas fotos a mi hermana con ellos, maqueté un catálogo, lo mandé por mail... y aquello se me fue de las manos. Me empezaron a llover los pedidos, así que me corté el apellido, abrí un blog y empezó lo que hoy en día es mi marca.

4. ¿Cómo te organizas el día a día para exprimir las horas más que a las naranjas?

En este momento de mi vida la organización ha saltado por los aires. Acabo de tener a mi hija Celia y parezco una zombi robando horas por todas partes: para estar con los niños, para trabajar, para cocinar o dedicarme unos minutos a mí misma... Hago malabares, delego lo que puedo y me quito las cosas que no son productivas. Por ejemplo: el móvil.

5. ¿Qué han significado las redes sociales tanto en tu vida personal como en tu vida profesional?

Las redes sociales me han permitido contar al mundo quién soy y qué hago. Gracias a ello he podido construir mi marca partiendo de cero y crear una comunidad valiosísima sin la que Lucía Be no existiría. Y por otra parte me ha llevado a conocer gente maravillosa que ahora forma parte de mi grupo de mejores amigos. Hay que tener cuidado porque te quitan tiempo y pueden interferir mucho en tu creatividad, pero bien gestionadas, para mí han sido una herramienta brutal.

6. ¿Qué leyes o normas has puesto para poder poner una línea entre lo personal y lo profesional? ¿Cómo te organizas para mantener la comunidad digital y vivir el 1.0?

A veces es complicado y a mí me ha ocasionado muchos quebraderos de cabeza en muchos momentos de mi vida. Creo que no hay recetas generales, yo en mi caso tuve que dejar de contestar yo misma los mails y mensajes porque me llevaban muchísimas horas y me lo llevaba todo a un terreno muy personal. También organizo muy bien el tiempo que le dedico a la comunidad y cuando acaba, apago los móviles. Necesito un espacio donde ser yo, Lucía Benavente, porque puedes acabar totalmente enganchada e incluso crearte una imagen falsa de ti misma. No puedes basar tu autoestima o seguridad en los likes o comentarios de la gente, y para esto hay que ser fuerte porque es fácil dejarse llevar. Ni eres tan guay como dicen algunos, ni tan lo peor como a veces puedan comentarte. Hemos vivido una revolución en lo digital y ha sido abrumador estar dentro del despegue de tantas redes sociales. Pero hay que aprender a no contarlo todo, a disfrutar de un atardecer sin tener que enseñarlo en Instagram y a dar valor a esa cara B, esa que no enseñamos en redes y que tiene rutina, manchas de papilla o de café y mucha realidad que es maravillosa.

7. ¿Utilizas alguna aplicación / técnica / proceso especial o peculiar para organizarte?

En la empresa trabajamos con Asana y yo me organizo como puedo: con google calendar, hojas de word en las que apunto tareas por hacer, un montón de agendas y libretas inacabadas y hasta la mesa de mi despacho que está llena de garabatos. Soy bastante caótica, pero mi caos funciona, ¡palabra!

8. ¿Hay alguna piedra en el camino que te haya catapultado hasta donde estás hoy?

Todos mis fallos garrafales y liadas padre que he ido cometiendo en estos siete años me han llevado hasta donde estoy hoy. Una vez escuché que había que convertir tus debilidades en fortalezas. Y eso es lo que he tratado de hacer. ¿Vivo en un pueblo perdido apartada del mundo? Pues te cuento mi slow life, mis conversaciones con el hortelano y construyo la marca en torno a lo silvestre. ¿Soy lo contrario a una egoblogger perfecta? Pues intento sacar la belleza del lado B de la vida. ¿Nunca llego para sacar una colección a tiempo? Pues hago cosas más atemporales e intento crear expectación a la hora del lanzamiento. Cuanto más crece una empresa o un proyecto, los marrones o piedras en el camino no desaparecen, simplemente son más grandes. Así que supongo que me toca seguir aprendiendo.

9. ¿Qué desayunas normalmente?

Tengo que imponerme disciplina porque, en cuanto me descuido, me levanto con la hora pegada, me pongo el rímel y a trabajar, sin comer nada. Y puedo estar así hasta la hora de merendar para poder estar con los niños. Pero ahora estoy empezando a portarme bien: me hago súper batidos con todas las frutas que encuentro en el frigo, tomo cereales, yogur... y si voy con tiempo, siempre tostadas. La felicidad es el olor de unas tostadas por la mañana. Me devuelven a mi infancia. Mmmmmmmm!!!!!

10. ¿Sueles apuntarte recetas que te gustan y hacerlas en casa? ¿Las envías directas a tu perfil de Instagram?

Me flipa cocinar. El año pasado tuve una crisis de estrés muy fuerte, y la curé haciendo pan, lentejas y bizcochos. Cocinando me evado y sólo pienso en lo que tengo delante: la masa, el tiempo, la harina, el aceite... Me encantan las cuentas foodies de Instagram pero a veces me frustran porque no tengo tiempo para hacer todo lo que quisiera. ¡Tengo una Biblia de recetario en mi móvil con todo lo que he ido guardando!

11. ¿Cuál es la parte de tu casa donde más tiempo pasas? ¿O qué lugar te inspira?

Ahora mismo el lugar donde más tiempo paso es una esquina del sofá donde doy el pecho a Celia y trabajo con el portátil, pero si tuviera que quedarme con un sitio, elegiría la cocina. Allí cocino, como con los niños, hablo con ellos, tengo mis ratos con el amore, a veces dibujo... Para mí la cocina es el corazón del hogar. Es amor.

12. Una película y un libro que tengas pendientes.

Todos los del mundo. Ahora mismo en mi estantería tengo varios libros pendientes de leer: La hermandad de las uvas de la ira. de John Fante, Sangre en la piscina, de Agatha Cristhie, El Faro, de Paco Roca, la Uruguaya, de Pedro Mairal... voy a ratitos pero lo voy consiguiendo. Como películas, ahora mismo estoy en modo serie fan total. Entre el embarazo y la lactancia me he pulido varias. Ahora estoy con Breaking bad. Pero tengo que sacar tiempo para ver Melody, una peli preciosa que me acaban de regalar.

13. ¿Hay alguna aventura viajera que te haya cambiado o que haya sido muy relevante en tu vida?

Nueva York con toda mi familia ha sido la experiencia más loca. Cruzando Manhattan con mi padre en silla de ruedas porque se le rompió el pie viendo el Chrysler y sin alojamiento porque el apartamento de airbnb que alquilamos nos dejó tirados el día que llegamos. Desternillante.

14. Si tuvieras que pasar una nochevieja en algún lugar del mundo, ¿cuál sería?

En cualquiera que tenga una bola bien grande de discoteca donde poder darlo todo.

15. ¿Y si tuvieras que pasar tu última noche?

La pasaría con mi amore ;)

16. Dos cosas indispensables que metes en tu maleta siempre que vas de viaje.

Supongo que lo único indispensable es mi cartera y mis gafas. Todo lo demás, hasta las bragas, lo puedes comprar donde sea. Tengo una colección de sujetadores de todos los chinos en los que he estado. Son presiosos. jajjaja!!!

17. ¿Tienes algún sueño por cumplir?

Ahora solo quiero dormir, ¡pero me quedan muchos! Yo siempre tengo sueños pendientes.

18. ¿Cómo te ves de aquí a 5 años?

Más vieja y con mis niños muy mayores. ¡Madre! me acabo de asustar y todo. Y a años de luz de donde estoy ahora.

19. Si fueras pequeña y te preguntaran lo que quieres ser de mayor, ¿qué contestarías ahora?

Lo mismo: pintora, trapecista y pastelera. Me parece un combo genial.

20. Para ti, ¿la felicidad resumida en una línea es…?

La vida misma es felicidad. Empieza con las tostadas en el desayuno y a partir de ahí... ¡magia!